Es cierto que nunca he sido el mejor ejemplo en cuanto a muchas cosas, de hecho casi siempre he sido invisible y lo considero un super poder hasta ahora, pero una de mis metas se contrapone a esa invisibilidad.

Es por eso que al comenzar un proyecto y una marca nueva he hecho a mi miedo, un aliado más, te explico cómo lo he logrado, aunque en realidad no es la gran cosa, a la mayoría de nosotros nos cuesta ver las cosas desde otro punto de vista y esto es lo único diferente que he hecho.

Pensar distinto es suficiente para cambiar tu situación, ya que encuentras formas distintas de afrontar las nuevas dificultades, que en realidad llegan a convertirse más en retos y desafíos que inmediatamente se transforman en una manera de mantenerte motivado y con metas a corto plazo que lograr.

Es increíble lo que aprendes al compartir lo que sabes y al confesar tu miedo pasa igual, pronto descubres que hay otros que también temen lo mismo y de repente estás compartiendo con ellos el ánimo, la alegría de intentarlo y descubres que es suficiente para aventurarte a hacer lo que te gusta aunque eso signifique desafiar lo establecido.

Usar el miedo a tu favor es eso, plantarle cara, verle de frente y simplemente anunciar a todos que está allí, que es él el desnudo y no nosotros, verás cómo ipso facto, se materializa el ánimo y un poco de esperanza, en el peor de los casos, sólo se asomará a ver que pasa pero con eso será suficiente, te lo aseguro.

Sinceramente no creo que todos seamos iguales y que las mismas cosas que sirven para mí sirvan para todos pero sí a ti te sirve, es suficiente. 

Ayúdame a compartir y a difundir esto para extinguir el miedo.