Una de las mejores experiencias para las que la escuela no te prepara desafortunadamente es la enseñanza de la arquitectura, es cambiar de punto de vista y una forma tan buena de organizar tus propias ideas que por lo menos para mí resulta bastante enriquecedor de mi propio quehacer arquitectónico. Aunque para mi ha sido más un descubrimiento inconsciente que algo que busqué, la enseñanza de arquitectura es una de las grandes dádivas que la vida me ha dado. Por…